¿Qué es el Juicio Ciudadano?

 

Será el tercer Juicio Ciudadano que se realiza en nuestro país; el primero abordó el tema de la energía nuclear en Uruguay y el segundo la Minería a Cielo Abierto en Uruguay. Los anteriores Juicios Ciudadanos fueron organizados por la Unidad de Ciencia y Desarrollo de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República (Udelar) y participó en el segundo el Departamento de Filosofía Política de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Udelar.

En esta oportunidad lo organiza la Universidad de la República con el apoyo de la Comisión Sectorial de Investigación Científica a través de su programa Art.2 de Comprensión Pública de Temas de Interés General, convocatoria 2014.

Los juicios ciudadanos surgieron en Dinamarca hace dos décadas y desde entonces los han incorporado varios países. Son definidos como un mecanismo de participación ciudadana que sirven para tratar aspectos científico-tecnológicos controvertidos que, "aunque afectan la vida de todas las personas, normalmente no trascienden la esfera técnico-política durante el proceso de toma de decisiones".

El proceso involucra a tres grandes grupos: un panel ciudadano, compuesto por 15 personas "no expertas ni implicadas en la temática en cuestión"; un panel multidisciplinario de asesores que debe contemplar que la información que la organización presenta a los ciudadanos tenga en cuenta todos los aspectos; y un panel de expertos e implicados que son convocados a responder en la instancia final.

 

 

 

 

 

¿Por qué un Juicio Ciudadano?

 

En primer lugar porque las temáticas científico-tecnológicas no están exentas de aspectos sociales, políticos, económicos, culturales, éticos. Y en ese sentido difícilmente los argumentos técnicos puedan zanjar una controversia o ser los únicos en ser esgrimidos para tomar una decisión política con repercusiones socio-políticas.

 

Desde hace un par de décadas se estimula en ámbitos políticos e institucionales la participación pública en asuntos de ciencia y tecnología, abarcando el término una amplia gama de mecanismos que van desde la información o consulta pública a mecanismos que implican, además, la deliberación y decisión ciudadana (llamándose a estos últimos “verdadera participación”). Aunque muchas democracias han abierto algunos de sus ámbitos a la discusión ciudadana, algunos autores consideran que la participación se limita a legitimar cuestiones definidas por expertos y/o políticos.

 

Algunos de los procesos propuestos que implican mayor poder decisivo para la ciudadanía son precisamente las Conferencias de Consenso o Juicios Ciudadanos (inclusive llamados a veces Experimentos en Democracia Deliberativa). Las metas sociales implicadas en este tipo de procesos tienen que ver con la educación (brindar la información y conocimiento como para poder participar y ser un agente activo del proceso), con el intercambio a dos vías de esa información y conocimiento (rescatando y comunicando también el conocimiento y los valores locales) y con restaurar la confianza en las instituciones y reducir los conflictos.

 

En Dinamarca, en donde se desarrollan desde hace más de dos décadas, se convocan cada vez que el parlamento está considerando una legislación relacionada con la CyT y generalmente poseen carácter vinculante, situación muy variable en el resto de países en donde se desarrollan (en muchas ocasiones se enfatiza en su carácter de reflexión y promoción de aprendizaje y cultura científica). Desde su primera experiencia en 1987, han tratado sobre políticas energéticas, polución del aire, agricultura sustentable, irradiación de alimentos, riesgos químicos para el ambiente, el futuro del transporte privado, terapia génica, clonación, organismos genéticamente modificados (OGM), terapia génica, la sociedad de la información, gestión de residuos nucleares, valores de la naturaleza.

 

Este tipo de mecanismos participativos relegan el rol del experto al de facilitador de información que responde preguntas e inquietudes de los ciudadanos. Esto representa una forma alternativa de manejar un enfoque participativo dentro de la administración pública, una re-orientación de los consejos profesionales de los expertos en procesos de deliberación ciudadana. Los expertos, más que proporcionar respuestas técnicas concebidas para resolver o cerrar las discusiones políticas, ayudan a los ciudadanos en su esfuerzo por comprender estas situaciones novedosas, de manera que sean capaces de tomar decisiones de una forma informada. Con ello se vigorizan las prácticas democráticas tanto de manejo del conocimiento como de toma de decisiones políticas, por lo que se consideran un modelo para la democracia deliberativa (estilo de toma de decisiones políticas que legitima sus decisiones a través de un proceso de discusión y debate público).

 

 

 

 

¿Cómo funciona el Juicio Ciudadano?

 

La metodología de los Juicios Ciudadanos implica la participación directa de la población en el debate público. Es por ello que se conforma un Panel Ciudadano con personas de diferentes edades, ocupaciones, niveles de educación y clases sociales que comparten el deseo de interiorizarse sobre el tema y discutirlo. La convocatoria para integrar este panel es abierta a cualquier ciudadano uruguayo y el único requisito es no tener vínculo laboral con ninguno de los servicios del Área Salud de la UdelaR.

 

En paralelo también se conforma un Panel de Asesor, compuesto por profesionales, políticos, sindicatos, particulares e instituciones directamente vinculadas a la temática del Hospital de Clínicas. Todos ellos, provenientes de diferentes sectores y con distintas opiniones, generan un documento con su postura que es entregado al Panel Ciudadano. La tarea del Panel Ciudadano es trabajar sobre el documento en conferencias previas junto a un Facilitador, leyendo los informes y discutiendo la temática. Luego, el Panel Ciudadano, con el apoyo del Panel Asesor, elegirá un Panel de Expertos.

 

En las conferencias, el Panel de Expertos expone en vivo frente al Panel Ciudadano y el público en general de la sala. A partir del intercambio de aportes desde diferentes disciplinas y miradas, el Panel Ciudadano y el público en general formularán preguntas que serán respondidas por los distintos integrantes del Panel de Expertos, con la ayuda de un Moderador del debate. Por último, el Panel Ciudadano elaborará un informe con recomendaciones que tienen como destino final las instituciones competentes en la temática.